Amadeo Mijahuanca, un alcalde de lucha y coraje

Por: Chardin Mijahuanca Pinzón.

Aunque lo intento, no dejaré de escribir. Estas líneas expresan el clamor de todo un pueblo que clama una sola cosa: ¡justicia!… “Justicia”, una palabra que se encuentra sumergida en la crisis de nuestro país, una palabra que se nos ahoga en la garganta, frente a las sentencias que emiten los señores “administradores de justicia”, quienes parecen hacer oídos sordos ante la voz de un pueblo. Falta poco para empezar a creer que la voz del pueblo ya no es la voz de Dios, pues todo apunta a que, hoy en día, prima la voz del diablo, la voz del poder y de la corrupción.

Dicen que los grandes hombres no duran, ni los buenos alcaldes. A Amadeo Mijahuanca Peña, lo mataron; no lo digo yo por ser familiar, lo dice y reconoce el pueblo de San Ignacio y, con más detalle, el distrito fronterizo de Namballe donde fue dos veces alcalde (2003 – 2010). Amadeo, un alcalde agrarista y verdadero defensor del medio ambiente, junto a valerosos ronderos y pobladores, puso el pecho y la vida por defendernos de la minería ilegal que opera en el río Canchis, frontera de Perú-Ecuador. Amadeo, un alcalde que priorizó el apoyo en las zonas rurales de Namballe y, además, fue solidario con casos especiales de ancianos en situación de abandono. Este hombre antes de ser alcalde estuvo preparándose para ser sacerdote, luego, el destino lo llevó a estudiar derecho en la Universidad Mayor de San Marcos; recién egresado y siendo aún muy joven, se animó a postular como alcalde distrital de Namballe. En su campaña política, no tenía recursos económicos para hacer propaganda, así que caminó pueblo por pueblo, en pleno barro y lluvia; por lugares inhóspitos fue llevando un mensaje esperanzador, la oposición se reía de él pero el día de las elecciones sorprendió a todos con un ventajoso triunfo. «Yo soy rico, pero soy rico en ideas», decía Amadeo a sus amigos, con la esperanza de tener esa oportunidad de trabajar por su pueblo.

Un 15 de julio del 2010, siendo alcalde de Namballe, las circunstancias apuntan a que todo estaba planificado. Amadeo venía recibiendo amenazas de muerte y este día, según testigos que por temor callan, todo indica que fue traicionado por ciertos personajes a quienes consideraba amigos, pues lo habrían entregado a sus verdugos. Antes de fallecer, peritos especializados de Lima y con amplia trayectoria profesional, afirman que fue brutalmente torturado. Pese a haberse presentado pruebas de oficio que evidenciaban que se trató de un delito doloso (homicidio calificado), los magistrados del Juzgado Colegiado de Jaén, esta semana, dictaron sentencia por delito culposo (accidente de tránsito), lo que se trataría de una simulación. Deja mucho que pensar la actuación del fiscal Aldo Atilano Calderón y magistrados del Juzgado Colegiado de Jaén que estuvieron a cargo de la investigación; el fiscal a cargo del caso, teniendo documentación que pudo ofrecer para encontrar la verdad en el presente proceso, se mantuvo inoperante durante las audiencias. De otro lado, los jueces rechazaron la prueba de oficio ofrecida por el abogado de la familia Mijahuanca, consistente en un acta policial que describe los daños de la moto, señalando que la misma no tuvo huellas de haber participado en un accidente y le habrían tirado barro, adrede. Tampoco admitieron el pasquín de amenaza contra el ex alcalde Amadeo Mijahuanca.

Apenas cuatro años y seis meses de pena privativa, es lo que dictaron los señores magistrados contra el señor Milton Muñoz Núñez, responsable de la muerte de Amadeo Mijahuanca. El sentenciado permanece prófugo como lo hizo anteriormente, por varios años. Amarga realidad, pero esta, señores, es la justicia que se desarrolla en nuestro país. Se violan una serie de principios del derecho y al parecer no existe un debido proceso.

En fin, de todo lo malo alguna enseñanza debe quedar. Y como dice un viejo yaraví en la capilla construida en honor a Amadeo Mijahuanca: «Los grandes hombres tienen que morir para seguir viviendo». Concuerdo mucho con esta frase, porque Amadeo fue declarado héroe de nuestra ciudad, en honor a las obras y luchas que gestó. Ha transcurrido casi una década y nuestro pueblo, amigos y familiares, lo recordamos siempre con cariño. Agradecemos a nuestros hermanos ronderos, valientes hombres y mujeres que nos acompañaron en las marchas de lucha que emprendimos para clamar justicia; a ustedes les digo, pueden dictarse mil sentencias diciendo que Amadeo murió en un accidente de tránsito pero el pueblo y Dios, saben bien lo que sucedió. Descansa en paz Amadeo Mijahuanca y desde el cielo, bendice siempre a tu pueblo. Los que te conocimos, siempre te recordaremos.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com