Día Internacional de la Mujer y la lucha contra la violencia femenina

1
28

Por: Percy J. Paredes Villarreal

Desde que se dio el grito de la liberación femenina, a nivel internacional y  nacional, se han realizado una serie de actos y eventos conmemorativos a este tema. Del mismo modo, surgieron muchas lideresas y luchadoras, que se enfrentaron a una serie de maltratos y discriminaciones hacia el sexo femenino.

Rosa Luxemburgo, Flora Tristán, y podemos mencionar a muchas lideresas que en todo momento lucharon contra el maltrato, la discriminación y otros tipos ofensivos hacia la mujer; logrando una serie de beneficios políticos, sociales, culturales, educativos, económicos y laborales.  Por lo que podemos decir que en pleno siglo XXI encontramos por un lado la obtención, logros, beneficios y avances en la igualdad de género; pero, por otro lado se han ido incrementando una serie de violencia, maltratos, contra ellas.

En esta oportunidad queremos hacer un repaso de datos cuantitativo, de estos últimos años, de lo que las mujeres vienen sufriendo en el país.

INCREMENTO DEL FEMINICIDIO:

El feminicidio se ha convertido en uno de los principales problemas existentes en el país; tal es así que, durante estos últimos 10 años, se han registrado la suma de 1,153 casos de asesinatos hacia la mujer en diferentes regiones, zonas, y de diferentes maneras. En el primer mes del presente año, en nuestro país se han registrado 14 feminicidios a nivel nacional.  A continuación pasamos a reportar la cantidad de feminicidio durante los últimos 10 años:

Como podemos apreciar en el Cuadro N° 01 encontramos que en el año 2018 existe un alto índice de feminicidio en comparación a los otros años, para el año 2009 hubo 139, y en el año 2012  fue el indicador de menor cantidad de feminicidio llegando a 83 casos. Mientras que para el año 2019, solamente en el mes de Enero se han registrado 14 casos de feminicidio. Esto se puede corroborar con el grafico que se presenta a continuación.

FEMINICIDIOS A NIVEL REGIONAL:

En lo que respecta a la cantidad de feminicidio a nivel regional, encontramos que desde el año 2009 al 2018, la capital de la República cuenta con 356 casos de feminicidio, ocupando el primer lugar; le sigue Arequipa con 86 casos, el tercer lugar es para la Región de Junín con 64 casos; cuarto lugar lo ocupa Cusco con 58 casos; quinto se encuentra Puno con 57 casos de feminicidio; en sexto lugar se ubica la Región de Ayacucho con 55 feminicidio y en séptimo lugar está La Libertad con 50 casos de feminicidio.

Por lo que, a continuación pasamos a describir los primeros Siete Regiones del País con un alto índice de feminicidios.

Mientras que para el mes de enero del presente año, encontramos que  las siete primeras regiones suman 7 casos de feminicidios dividiéndose en Junín y Cusco han reportado dos casos cada uno en feminicidio, le siguen las regiones de Lima Metropolitana, Arequipa y Ayacucho con 1 caso cada uno en feminicidio, y Puno con La Libertad, no tienen ningún reporte de casos de feminicidio.

TIPO DE VIOLENCIA:

Con relación al tipo de violencia existente, estas se dividen en: Física, Psicológica, Económica, y sexual. En el año 2018, se reportaron 133, 697 casos de violencia, estas fueron distribuidas según el siguiente cuadro que mostramos a continuación.

Como podemos apreciar en el cuadro N° 03, encontramos que hubieron 623 casos de violencia económica, 66,628 casos de violencia psicológica, 53,607 casos de violencia física, y 12,839 casos de violencia sexual.  


VIOLENCIA POR GRUPO DE EDAD:

Referente a la violencia por grupo de edad, esta se centra en las edades comprendidas desde los 26 a 45 años, que van a tener un total de 50,960 casos de violencia comprendido en esas edades. Tal como se describe a continuación:

En el presente cuadro encontramos que la mayor cantidad de violencia se da dentro de las edades comprendido entre los 26 a 35 años con 28,505 casos; le sigue las edades comprendidas entre las edades de 36 a 46 años de edad con 22, 455 casos de violencia; en tercer lugar se ubican las edades de 18 a 25 años de edad con 19,126 casos. Mientras que los casos menor cantidad de  violencia se da entre las edades de 60 a más años donde se reporta la cantidad de 8,108 casos, y en último lugar, se ubican los de 0 a 5 años de edad con una cantidad de casos violencia en 7,489.

VIOLENCIA SEGÚN TIPO DE ETNIA:

Respecto a la violencia según el tipo de etnia, encontramos que la mayor cantidad se ubican dentro del ámbito mestizo/a, donde se han identificado 107,463 casos de violencia de las cuales: 469 son casos de violencia económica, 53,495 violencia psicológica, 42,967 son violencia de tipo física y 10,532 casos de violencia sexual.

Le sigue la etnia Quechua que han sido recepcionado 12, 971 casos de violencia, de las cuales 95 casos son económico, 6,398 son de tipo psicológico, 5,477 casos de violencia física y 1,001 casos de violencia sexual.

Mientras que la de menor proporción de violencia se refleja en los afroperuanos/as, con 217 casos de violencia recepcionado, ningún tipo de violencia económica, 120 son de tipo psicológico, 83 son físicas y 14 son de carácter sexual. Esto se puede corroborar en el siguiente cuadro.

A MODO DE CONCLUSIÓN:

Uno de los principales factores que predomina dentro de las sociedades tanto tradicionales como modernas o hibridas en nuestro país, es el machismo que es producto del proceso endocultural, y que se fortalece dentro de la familia donde se da una formación diferencial entre el hombre y la mujer; producto de ello, es que el varón va asumiendo responsabilidades económicas y laborales; mientras que la mujer asume responsabilidades domésticas, de crianza a los hijos, y participación en las organizaciones comunales.

Un segundo factor, vendría a ser la implementación de una educación formal diferencial entre el hombre y la mujer dentro del aula, donde no se implementa políticas educativas de carácter intercultural; del mismo modo, no se aplica políticas de igualdad o equidad de género dentro del aula o dentro de la institución educativa.

El tercer factor, es la falta de entendimiento y comprensión de que somos un país multicultural con una diversidad cultural, que impide entender los patrones culturales costumbres y tradiciones de cada familia que migra por diversos motivos a las grandes ciudades, que van construyendo sus tejidos sociales basados en el poder, prestigio, discriminación y la subordinación, dentro de las diferentes comunidades donde uno se interrelaciona como en los espacios públicos y privados, así como familiares habiendo un fuerte predominio de lo patriarcal.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here