Historia contada detrás de los vestidos

Detrás de cada vestido usado en las pasarelas están las historias de confección que muchas veces no son apreciadas, ya sea por el tiempo que dura el desfile o porque se cree que llegar a conseguir un vestido es tan fácil como comprarlo en la calle, pero para diseñar uno se requiere de cargas de tiempo, manejo de estilo y coloración, un instinto que pocas personas tienen.

Maribel López, diseñadora trujillana, quien creó el vestido de Graciela Urquiaga, modelo que se hizo famosa por participar en Miss Teen Top Model La Libertad 2016, cuenta que diseñar un vestido es una tarea compleja, pero gracias a la inspiración y soporte de su familia logra hermosas creaciones.

Esta labor, como nos comenta, nació cuando apenas tenía 14 años, lo aprendió de su mamá, y juntas manejaron el negocio de boutique de la madre hasta que Maribel decidió independizarse y crear su propia marca que lleva nueve años en el mercado local.

Sus creaciones no tienen nada que ver con lo que se está haciendo en la moda trujillana. En cuanto a su estilo, es muy innovador, por lo general busca unir lo delicado con un toque sensual. El diseño es completo, si se piensa en la tela, se piensa en el color, en las personas y hasta en sus accesorios; todo debe combinar, esta diseñadora se encarga de confeccionar completamente estas piezas.

Un vestido rápido

Maribel se encontraba en Lima cuando la aspirante a Miss Teen Top Model La Libertad Graciela Urquiaga, la llamó mencionando que el certamen de belleza sería en tres días y no tenía nada preparado para usar. La diseñadora se vio en la necesidad de regresar a Trujillo y empezar con lo suyo: sus telas. Ésa fue la primera vez que hizo un vestido de emergencia y tanto ella como la modelo quedaron confortadas con el producto. Entre el estrés y la limitación de tiempo nació un vestido con pedrería hermosísimo.

No se tuvo noticias buenas con el concurso, pero la diseñadora creía que Graciela tenía el porte para cosas más grandes, y empezaron de a pocos a construir su imagen, iniciaron en una revista trujillana llamada “Mundo de Negocios”, la modelo llenó 10 portadas de este medio hasta hacerse conocida, su talento la llevó a Lima y actualmente sonríe para Caretas, Privat y José Zafra.

Esta creadora de moda que inició sus estudios en el Cetpro, San Jacinto, dice que hay muchos que halagan sus productos artísticos, pero que ninguno se compara a la sensación de escuchar a sus hijos y a su esposo decir a la gente que ella es la diseñadora de la familia y que están orgullosos eso.  Es una fuerza que inspira su trabajo y da soporte para ocasiones de urgencia de la moda que todos los diseñadores pasan alguna vez en sus vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.