La magia seductora de la selva peruana ata a las almas nobles

Por: Amaro Rodríguez S.

Seguramente tendré un alma noble, por que desde que llegué a la selva peruana via aérea en loa aviones de TAM de la FAP, sin cabina altimática con asientos en litera en ambos costados para transporte de soldados llegué a Tarapoto en el año 1957, quedé atado por un sentimiento invisible emitido por la magia de la selva.

Fue cuando se trabajaba en la construcción de la carretera marginal de la selva impulsada por el Presidente Fernando Beleaunde Terry, para esa labor llegaron centenares de jóvenes en su mayoria de Trujillo y Chiclayo arribaron a Tarapoto.

Otro centenar de jóvenes más entre ellos me encontraba yo, contratado por el Ministerio de Salud para trabajar en el Servicio Nacional de Erradicación de la Malaria, financiado por Unicef, recorriendo pueblos casa por casa, tropezando con numerosos animales, entre víboras, monos, huanganas y bandadas de shanshos, matizados alegremente por coloridas aves y armoniosos cantos.

Regresé a Trujillo a postular en la UNT felizmente con éxito y continué con este trabajo hasta el primner semestre de 1963, pero el embrujo de la selva de atraía y en diciembre de 1963 arribé a Iquitos, ya convertido en un   profesional.

Iquitos en relación aTarapoto era un gran ciudad que ahora supera el medio millón de habitantes, siempre bajo el embrujo de la selva me impresionó los caudalosos  rios y para suerte  mia, mas bien dicho por la bandición divina que siempre me acompanó, por ejercer la actividad periodistica y ser uno de los fundadores de la Asociación Nacional de Periodistas de Iquitos con Lizandro Boluarte Sihue, la  Marina de Guerra nos invitó a recorrer localidades en una cañonera como parte de un curso de corresponsales de guerra.

La embriagadora grandeza de la selva con sus comidas y bebidas típicas y wxóticas, nos ata mas al inmenso pulmón la humanidad, la amazonía, en un recorrido por Yurimaguas fuimos valorando a la selva y en Moyobamba en la ribera del río Mayo funcionan locales de esparcimientos, discotecas entre ellos  una llamada “La Colpa”      dice donde nacieron y crecieron los granades amores, conducido ´por Hever Vargas.

Iquitos capital de la amazonía peruana, un tiempo responsable de resguardar la sobernía del Perú en fronteras con cuatro paises, hoy luce como una moderna ciudad, pero a consecuencia de la política  inepta de los gobiernos de turno, no se ejecuta obras ni proyectos que ayuden a un desarrollo sostenible, recuerdo el desarrollo de un forum internacional sobre los “Los Trópicos Húmedos de América Latina”  desarrollado en 1967 en la Universidada nacional de la Amazonía Peruana.

En este forum se recomendó la reforestación comensando con árboles maderables precoses, que a los 12 años se les podia talar y fortalecer  una vigorosa industria maderera  para la exportación, han pasado mas de 50 años y no hay una real reforestación.

Desde el aire tanto al llegar y retornar de Iquitos a Lima desde el avión se aprecia al magestuoso Amazonas serpentear la espesura dse la selva,  cual gigantesca mantona que deja sus rastro y  nos invita a regresar.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com