Mira lo que me haces hacer

Por: Katty Martinez Rodas

Merino le dijo el viernes a Diana que no vería a su hijo ese fin de semana pues estaba muy ocupado, el sábado la llama y le reclama que le lleve al niño, Diana le dice que está ocupada, está con su familia y en paz, Merino insiste, alza la voz, le dice que seguro ya está haciendo otras cosas con alguien y por eso no quiere darle a su hijo, el hermano de Diana la convence, “anda déjale al niño para que deje de molestar”. Ella va, en el primer piso solo encuentra a la abuela del pequeño de cuatro años, y sube a decirle al padre que su hijo le espera abajo.

“¿Por qué te has demorado tanto? ¿Seguro ya estás con otro, seguro ya andas en otras andanzas, di?”, le increpa Merino ni bien ve a Diana, ella le dice que no tiene que darle explicaciones, una vez más le dice que ellos son padres y siempre lo serán, pero no son pareja, ella no debería responder a esas preguntas, “seamos amigos por el bebé, y déjame salir”. Pero para Merino y su cabeza machuna eso es inaceptable, ella es su mujer, la madre de su hijo, ella es suya y de nadie más, nadie le verá la cara de tonto, menos le pondrán los cuernos, y mientras le grita a ella que no saldrá nunca de esa casa, levanta su brazo con toda la fuerza que puede y la estrella en cada parte del cuerpo de Diana que tiene cerca, ella se voltea, trata de al menos cuidarse la cabeza, él la muerde en los brazos, le jala los cabellos, hace que ella lo mire, que vea su rostro iracundo, y estampa su puño en su ojo izquierdo, le abofetea una vez más reventándole el labio. Cuando acaba de recordarle que ella no es nadie y nunca lo será, ella solloza, y él sólo la mira y dice “Mira lo que me haces hacer, ahora van a pensar que soy un machista pegalón, me das cólera”.

No es la primera vez que pasa, por eso ella terminó esa relación, ha puesto denuncias previas, pero no le hacen caso, al parecer en la comisaría o fiscalía eso es una “pelea de pareja, es mejor no meterse porque terceros salen sobrando”. Diana baja escupiendo sangre, la mamá del agresor la ve, “de nuevo”, solo  atina a decir.

Esa frase “Mira lo que me haces hacer”, Diana y miles de mujeres la hemos escuchado muchísimas veces por parte de nuestros agresores, como si una le pidiera pégame, mátame o viólame, como si en serio los forzáramos a convertirse en dignos hijos del patriarcado, con esta frase que me asquea tratan de cambiar su lugar de agresores  a hacerse las víctimas y seguir la manipulación.

Lo que no pensó Merino es que Diana esta vez no estará sola en el proceso, será asesorada, acompañada y sostenida por muchas, por sobrevivientes, por luchadoras, por todas.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com