Por qué el sistema operativo debe tomar vuelo

Por: Adrián Cambareri

Todos nos encontramos hoy hablando de la transformación digital y las tecnologías que giran en torno a ésta. Pareciera que el valor del sistema operativo ha quedado relegado o menos percibido. Hay un segmento del mercado que ha manifestado que el lugar que ocupa es residual en el contexto del área de TI y de la estrategia tecnológica de una organización. Pero el valor del sistema operativo sigue estando, y en verdad es más fuerte que nunca. Lo que cambió es su visibilidad.

En este trayecto hacia la transformación digital que buscan las organizaciones, el objetivo es lograr un balance entre la innovación y el aprovechamiento de lo tradicional. Para esto, las áreas de TI están desplegando infraestructuras híbridas y es ahí donde el sistema operativo se vuelve absolutamente fundamental. Debe ser moderno y seguro, para llegar a una consistencia que haga viable la combinación del entorno físico con la nube pública-privada, y libre, como es el caso de Linux, que permite ejecutar las aplicaciones de manera adecuada y sin obstáculos al incorporar innovaciones.

La elección de un proveedor no se da sólo por el aporte técnico, sino que se procura tener una relación continua con un socio de confianza que brinde valor de largo plazo al negocio en ese viaje hacia la transformación.

¿Ahora bien, de dónde surge este valor? Para explicarlo en otros términos, hagamos un paralelo con la industria aerocomercial. Para una aerolínea, el bien más importante con el que cuenta es el avión, con el que debe ofrecer seguridad, eficiencia y confiabilidad a sus usuarios. ¿La aerolínea produce el avión ella misma? No, depende de un fabricante especialista que le garantiza, entre otras cosas, innovación, desarrollo y mantenimiento. Asimismo, es el fabricante quien se encarga de certificar cada tecnología y actualización y a su vez asegura un ciclo de vida largo que protege las inversiones que la aerolínea hace.

Al igual que un fabricante confiable de aviones, un socio proveedor de sistema operativo por suscripción coordina todas las partes, incluidos los proyectos comunitarios, los fabricantes de hardware y los proveedores de la nube, y las integra en un único sistema funcional listo para soportar cargas de trabajo empresariales. Antes, durante y después del viaje hacia la transformación digital, el socio de tecnología al igual que lo hace un fabricante de aviones deberá actuar con la suficiente solvencia y compromiso de largo plazo para que las organizaciones mantengan y optimicen los estándares de calidad de sus servicios con los usuarios.

Así como una aerolínea suscribe a un fabricante de aviones, existe un enorme valor en aquellas organizaciones que adoptan tecnologías abiertas bajo la suscripción de un especialista:

  • Innovación. Proporciona acceso directo a las innovaciones de código abierto, sin el riesgo de experimentación. El socio de tecnología que aporta el sistema operativo ya invierte en investigación y desarrollo para involucrarse en los principales proyectos Open Source y construir sobre bases empresariales.

  • Certificaciones. Ofrece componentes y herramientas homologadas para operar con confianza y en línea con las principales regulaciones de los distintos países e industrias, y para que las aplicaciones corran en cualquier ambiente corporativo.

  • Garantía. El fabricante es quien verifica que los componentes de hardware, software y soluciones en la nube funcionen con la homologación que se les otorgó originalmente y que se actualicen durante todo el ciclo de vida del sistema operativo.

  • Experiencia y soporte. El socio brinda previsibilidad para controlar los gastos operativos. Permite tener acceso a cientos de proyectos comunitarios, contar con la base de conocimiento de ingenieros certificados y acceder a capacitaciones y soporte permanentes.

  • Seguridad. Para detectar vulnerabilidades automáticamente y solucionarlas antes de que sean un problema. El socio ofrece un equipo de expertos que monitorea, identifica y brinda asesoramiento para evaluar el riesgo y minimizar el impacto en el negocio. Además, realiza mantenimiento de la configuración, parcheo del sistema operativo y entrega de actualizaciones de seguridad.

  • Flexibilidad. La suscripción protegerá las inversiones por más de 10 años, y durante todo ese período ofrecerá actualizaciones, nuevas certificaciones y funcionalidades de hardware, software y parches. Al estar preparado para requerimientos futuros, los clientes pueden evolucionar y adaptar las innovaciones sin sufrir ningún impacto en su negocio.

La misión del socio de tecnología es mantener el avión de software empresarial siempre volando a tiempo y de forma segura, monitorearlo continuamente para asegurarse de que está funcionando de manera correcta e incorporar las innovaciones necesarias con eficiencia para llegar al destino tecnológico final. Definitivamente, la suscripción a un socio de sistema operativo brinda un compromiso estratégico y genera el marco para que la organización concentre sus esfuerzos en impulsar el crecimiento de su negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.