Un mundo sin periodistas

Por: Yuri Castro

Imaginemos un mundo sin periodistas, sin medios de comunicación, sin noticias, con terrícolas hundidos en la más profunda ignorancia, desconociendo lo que se pudre a su alrededor.  Imaginemos que Woodward y Bernstein se dedicaron a jugar golf y que jamás pasaron por el The Washington Post para destapar las tropelías  de Nixon y el sistema de espionaje político que implementó para mantenerse en el poder en los Estados Unidos. Imaginemos que Ángel Páez, Edmundo Cruz, Hildebrandt, entre otros periodistas, jamás existieron y no se fajaron en el régimen fujimorista, poniendo en riesgo sus vidas, para destapar toda la podredumbre puesta en marcha por el dictador y su socio Vladimiro Montesinos. Imaginemos que no hay luz para hacer correr a las cucarachas.

Un mundo sin periodistas, sin lugar a duda, sería ideal para cualquier mafia. Lo regocijarían, desde sus tumbas, Al Capone y Pablo Escobar. Momón haría fiesta en su celda. Cuantos quisieran ver a Gorriti tras las rejas. Matar al mensajero, esa es la consigna. Matarlo, de cualquier manera, bajo cualquier método, todo vale en este afán de silenciar.

La  condena a Pedro Salinas es parte de ello. Los periodistas nos indignamos con las mafias y los abusos. Salinas pisó talones. Chocó con Goliat. Algunos integrantes del Sodalicio, secta de la Iglesia, han venido por años cometiendo atropellos sexuales. Salinas, muy buen documentado, ha revelado todos estos daños. Las consecuencias de ese trabajo fueron ponerlo en el banquillo de los acusados.  Casos como estos, de persecución a periodistas, hay por montones. La respuesta de Paola Ugaz, quien también contribuyó  a destapar al Sodalicio, y de Salinas, frente a esta sentencia, ha sido contundente: “Seguiremos haciendo periodismo y mejor periodismo”. Mientras  haya periodistas, las cucarachas tendrán que correr a esconderse. Ya quisieran muchos que no existiera esa luz, ya quisieran muchos un mundo sin periodistas, pero para su mala suerte la labor de exterminio siempre prevalecerá ante amedrentamientos de este tipo. Que esa luz nunca se apague.

Foto: lavanguardia.com

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com