Una  de cada 3 bebidas alcohólicas que se comercializan en el país son adulteradas

Una de cada 3 bebidas alcohólicas que se venden en el país es adulterada, indicaron los especialistas de la campaña “Mira bien, cuidado con lo que tomas”, que se hizo presente en la “Expo Libertad 2018”, en coordinación con la Gerencia Regional de la Producción, a través de la Subgerencia de Industria.

En los tres días que permanecieron en el evento, fueron cerca de 800 personas, entre adultos y jóvenes, las que se concientizaron sobre el no consumo de licores que se producen de manera ilegal y en malas condiciones de salubridad.

Asimismo, los interesados aprendieron los datos básicos para identificar una bebida alcohólica adulterada. Estos son: verificar que la tapa esté bien sellada, sin evidencia de óxido, raspones, abolladuras y agujeros; revisar que la tapa tenga el precinto de seguridad; observar el registro sanitario en la botella; examinar que las letras de la etiqueta sean nítidas; mirar que el contenido no tenga residuos o partículas extrañas; desconfiar del precio bajo.

Las personas, además de escuchar esta información, recibieron obsequios con el nombre de la campaña “Mira bien, cuidado con lo que tomas”, como polos, gorras, mochilas, lapiceros y trípticos. Es importante mencionar que esta campaña se desarrolla en eventos de gran magnitud buscando llegar a la mayor cantidad de público, como lo fue el año pasado, cuando se presentó durante el corso primaveral del festival de la primavera de Trujillo.

La ingesta habitual de estas bebidas ilegales puede ocasionar problemas en la salud como ceguera, diarreas, vómitos, enfermedades intestinales, afectaciones cerebrales, males severos en órganos como corazón, hígado, riñones, páncreas y el aparato reproductor.

Es importante destacar que la Gerencia Regional de la Producción concientiza con la mencionada campaña en los colegios e institutos donde los jóvenes son vulnerables a este tipo de problemáticas. Por ello, las actividades se han intensificado estas semanas para reducir los niveles de consumo y frenar este comercio ilegal.

La fiscalización de estos productos está a cargo de los gobiernos locales, con el apoyo de la Policía Nacional del Perú, el Ministerio Público y la Sunat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.