Verdades detrás de los mitos más populares sobre la lactancia materna

  • Sara Vega, consultora internacional de lactancia materna y miembro del comité consultivo de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UTP, aclara algunas de las creencias más comunes.

La lactancia materna es un elemento de vital importancia para la nutrición y desarrollo del niño, tomando en cuenta que, durante los primeros meses de vida, la leche materna es la única y más importante fuente de nutrientes.

Sin embargo, esta práctica está rodeada de mitos y frases, muchas de las cuales se transmiten de generación en generación, que pueden afectar la correcta alimentación del bebé. Un error que puede afectar su salud.

En el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, la doctora Sara Vega, consultora internacional de lactancia materna y miembro del comité consultivo de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UTP, nos ayuda a dilucidar algunas de las dudas y creencias más comunes sobre la lactancia materna.

La leche no es nutritiva después del año

La leche materna sigue siendo muy importante después del año. Lo que sucede es que las proteínas, grasas, azúcares y otros componentes ya no alcanzan para las necesidades de nutrición del niño.

Por eso es necesario, a partir del primer año, comer otras preparaciones. Tal vez un estofado, correctamente triturado o molido, que complemente su alimentación.

Es necesario agregar otros suplementos

La leche materna produce una cantidad completa, con nutrientes suficientes, para la alimentación y correcta nutrición del niño.

Los suplementos y sustancias comerciales solo provocan que el niño aumente su tendencia a padecer obesidad. Lo mejor es, después del año, agregar alimentos caseros.

Tomar leche, avena, cacao y demás para tener leche

La madre debe tomar la cantidad de líquidos suficiente para satisfacer su sed. Si ella toma agua en demasía, más allá de lo que el cuerpo necesita, puede ocurrir todo lo contrario, generando una disminución de los volúmenes de leche.

Tomar cualquier líquido de manera repetida, como avena, cacao y demás, lo único que va a desarrollar es alergia en la piel del niño, cólicos infantiles y reacciones adversas. Lo mejor es tomar líquidos variados cuando tenemos sed.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com